CON QUÉ VINO ACOMPAÑAR UN IBÉRICO DE BELLOTA

CON QUÉ VINO ACOMPAÑAR UN IBÉRICO DE BELLOTA

 El arte del maridaje consiste en saber qué bebida y qué sabor son los más exquisitos para combinar. Se trata de una herramienta imprescindible para todo sumiller. Hoy vamos a contaros los mejores tipos de vino con que puedes tomar el exquisito jamón ibérico de bellota Muñiz & Palomo. Aunque en realidad podemos extenderlo a casi cualquier producto ibérico como puede ser el salchichón.

Antes de continuar hay que diferenciar entre dos tendencias claves a la hora del maridaje, y es que está la tradicional, que podemos asemejar por costumbres a la de que todo buen jamón debe ir acompañado de un buen vino rioja o Ribera del Duero, y la modernista, que busca conjugar sabores y obtener una experiencia distinta mediante el contraste; aquí encontraremos vinos blancos e incluso espumosos.

Otro aspecto fundamental es la calidad de ambos productos, ya que realizar un maridaje de un jamón ibérico con un vino paupérrimo no tiene mucho sentido, además estos vinos suelen quitar sabor a cualquier alimento más que potenciarlo, con lo que estaremos realizando una labor contraproducente.

Vino suave y a ser posible reserva:

Según el maridaje tradicional, lo mejor para combinar un jamón ibérico de bellota de verdad es un vino tinto y siempre que se pueda, usar un gran reserva, aunque sino un reserva o crianza aportan casi la misma exquisitez que buscamos, al haber estado en barrica al menos dos años, esto le aporta una riqueza aromática que sin embargo no mata el sabor como sí podría hacerlo un vino joven, por tanto obtendremos un aroma tostado o achocolatado que dará el contrapunto perfecto al jamón.

Vinos blancos:

Aquí entramos en el sector vanguardista, bien es cierto que aunque se trata de una experiencia completamente distinta a la de comer un ibérico junto a un tinto, no debe quedar desdeñada ya que nos puede aportar una frescura y ligereza difícil de conseguir con un tinto y si nos encontramos ante un banquete copioso como puede ser una boda, quizás sea una buena idea beber un buen vino blanco antes que un tinto que nos llene más. Por ello, recomendamos bien un ribeiro, que tiene un toque dulzón que aportará un contraste de sabores en la boca muy logrados y cuya acidez además ayudará a eliminar la grasa del jamón en la boca, dejando cada bocado limpio y lleno de sabor.

Vinos salados:

Otra manera de maridar un buen jamón es utilizar un vino salado como la manzanilla, se trata de un vino que realzará el sabor del jamón.

Vinos espumosos:

Realmente quitan el sabor del jamón por lo que no son muy recomendables, cualquier cava o champagne son demasiado dulces para guardar las propiedades del jamón. Por tanto son vinos más recomendados para postres. Aunque no siempre es así, si tomamos un vino espumoso envejecido obtendremos una mezcla que puede llegar a ser exquisita, así que tendremos que tener cuidado con no mezclarlo con uno joven con demasiado sabor que rompa la experiencia.

Comentarios