Jamón y cerveza, una agradable sorpresa

Jamón y cerveza, una agradable sorpresa

Todo el mundo asocia un buen jamón con un buen vino (aquí te ayudamos a elegir cual te viene mejor), pero, ¿quién no ha tomado una caña con una tapa de jamón?

La cerveza es uno de los productos más consumidos en nuestro país y el jamón ibérico uno de nuestros productos más típicos, así que, ¿cómo no se van a poder disfrutar juntos?

Si usamos como base una explicación científica, podemos concretar que el punto de acidez de la cerveza es el complemento perfecto a los matices del jamón, manteniendo siempre la independencia de cada uno.

Por normal general el mejor tipo de cerveza para tomar junto a un buen plato de jamón ibérico suele ser la lager o rubia, un tipo de cerveza más ligera, de color más claro y menos amarga, consiguiendo un mayor contraste entre la untuosidad del jamón ibérico y el punto refrescante de la cerveza.  Para la cerveza tostada, quizás sea mejor usar la paleta ibérica, ya que suele ser algo más dulce y por lo tanto aumenta el contraste entre ambos.

En cualquier caso, la mejor manera de disfrutar de ambos productos, es que la cerveza esté bien fresca y el jamón o paleta estén a temperatura ambiente.

Pero este maridaje, como casi todo, suele depender de los gustos de cada uno. Y tú, ¿ya lo has probado?

Comentarios