Maridaje de productos ibéricos

Algo que nos gusta hacer a los españoles, es combinar los ibéricos con un buen caldo. Si juntamos los productos estrella de nuestra gastronomía: los embutidos ibéricos y el vino, la combinación será ideal para nuestro paladar. Es un buen maridaje.

Si juntamos los productos estrella de nuestra gastronomía: los embutidos ibéricos y el vino, la combinación será ideal para nuestro paladar. Tan importante es la elección del embutido como la bebida de acompañamiento para que haya equilibrio que destaque las sensaciones que nos transmiten ambos alimentos.

Pero, antes de nada… ¿qué es el maridaje?

Según la definición de la RAE, es “la unión o analogía entre coas que se enlazan o se corresponde entre sí”. Se refiere al proceso de armonizar la cata de alimentos con bebidas, de manera que los sabores y los matices se enriquezcan mutuamente.

Tiene en cuenta las propiedades organolépticas de los alimentos, y la reacción al mezclarlos con diferentes bebidas. Además, habrá que considerar la materia prima, que, en este caso, es el cerdo, así como las especias añadidas, el método de elaboración e incluso la temperatura de consumo.

Todos estos factores afectarán al sabor y la textura. Se deben tener en cuenta para lograr que la experiencia gustativa sea lo más intensa posible.

Por esto, te ofrecemos una guía completa sobre el maridaje perfecto para nuestros embutidos ibéricos: jamón ibérico, lomo ibérico, chorizo ​​ibérico y salchichón ibérico.

El chorizo ibérico de bellota

chorizo-iberico-de-bellota-50-raza-iberica

Está aderezado con especias, especialmente con pimentón, lo que le confiere ese característico color y su sabor ligeramente picante. Mediante el maridaje se busca rebajar la sensación untuosa de la grasa, y, la intensidad del pimentón.

El vino que acompañe al chorizo ​​puede ser blanco, pero es preferible que sea tinto, mejor si es afrutado, con sabores de frutos rojos y un poco de acidez.

Podemos optar por potentes vinos afrutados elaborados con uva Syrah, casa muy bien con lo graso del chorizo ​​y contrarresta la potencia de su textura y sabor.

Otra opción son los vinos reposados ​​con tiempo en barrica como Casa Balaguer 2010 con DO Alicante o Los Frotones 2009 con DO de las Sierras de Málaga o Cyan Crianza con DO Toro.

El salchichón ibérico de bellota

salchichon-iberico-de-bellota-50-raza-iberica

Está especiado con base de pimienta y sal. Su intensidad de sabor es alta pero no mayor que la del pimentón.

Buscamos tintos estructurados y con taninos más o menos marcados, pero con astringencia al fin y al cabo que limpie la grasa que encontraremos.

Nos decantaremos por variedades de aromas espaciados como Botani Garnacha con DO de las Sierras de Málaga, un DO de Sierra de las Nieves o Coloma Selección e incluso un Cabernet Franc o un Tempranillo con crianza.

Otra opción puede ser una cerveza tostada, fresca y recién tirada.

El lomo ibérico de bellota

lomo-iberico-de-bellota-50-raza-iberica

También recibe entre sus ingredientes el pimentón. A diferencia del resto de embutidos, destaca por una menor presencia de grasa, situándose entre el jamón y el chorizo por su textura e intensidad de sabor.

Las características del lomo encajan con vinos jóvenes y crianzas elaborados con uva Tempranillo como el Nekeas Tempranillo Merlot con D.O. Navarra o el Ribera del Duero Trinus et Unus, procedente de la viticultura biodinámica.

La joya de la corona, el jamón ibérico de bellota

jamon-de-bellota-100-iberico

No cabe duda de que un buen jamón ibérico necesita una bebida a la altura que potencie su sabor único.

La tradición española ha tendido a unir el jamón ibérico con el vino tinto de reserva, que a pesar de la gran personalidad que presentan, son excelentes acompañantes pues son productos de la más alta calidad que expresan al máximo sus cualidades. Son afinados de aroma y con buena estructura, que realza y acompaña el sabor del jamón, pero sin quitarle protagonismo gustativo. Aunque es un buen maridaje, no es el único bueno.

Los vinos jóvenes, más ligeros experimentan una recíproca atracción por el jamón ibérico de bellota, ya que se combina a la perfección el frescor de uno con el intenso sabor del otro.

Los vinos generosos, como el fino y la manzanilla, son ideales para maridar el jamón, ya que realzan el sabor y la textura, haciéndolo más duradero en el paladar. Debido a que son vinos ligeros, de baja acidez y alta graduación, se alían bien con la textura del ibérico.

El champagne o el cava, ya sean brut-nature o sec, realzan el sabor del jamón ibérico dejándolo expresarse en su plenitud. Incluso, las cervezas pueden considerarse compañeras ideales del jamón, pues su sabor amargo combina a la perfección con la intensidad de la grasa del jamón. 

Con estas recomendaciones esperamos haberte ayudado a elegir los acompañantes ideales. Así que comienza a investigar, si no lo has hecho ya, para descubrir el maridaje de vino y embutidos que mejor encaja con tus gustos. 

Síguenos

Apúntate a nuestra newsletter

Últimas publicaciones

Receta de huevos benedictinos

Receta de huevos benedictinos

La receta que os traemos hoy viene importada y con un toque muy nuestro: el jamón ibérico.
Receta de torrijas

Receta de torrijas

Llega la Semana Santa, las procesiones, el bacalao, las saetas, la playa, el Sol... y las torrijas, que podemos preparar y al que cada uno aporta su toque personal. 
La elaboración del jamón ibérico

La elaboración del jamón ibérico

Cualquier producto de máxima calidad, en este caso, nuestro artículo estrella, el jamón ibérico de bellota, debe estar acompañado por el más impecable y efectivo tratamiento para asegurar el sabor diferencial de la pieza.
Product added to wishlist
Product added to compare.